Como el cuerpo nos engaña exigiendo comida

Nuestro cuerpo nos engaña exigiendo comida

Cuando estás en una dieta, en la mayoría de las veces, quieres comer y sientes hambre, ¿verdad? Hay muchas razones para sentir hambre “falsa”. A continuación, te mostraré los indicadores del por qué el cuerpo nos engaña exigiendo comida.

cuerpo nos engaña exigiendo comida
cuerpo nos engaña exigiendo comida

Una dieta estricta

Llevando una dieta, nos privamos no sólo de calorías, sino también de nutrientes. Pero el cuerpo no puede ser engañado: algo se pierde, requerirá compensación. Y puede ser una pizza por la noche.

Solución: trata de elegir una dieta equilibrada. Nunca aceptes comer sólo proteínas, excluir totalmente el arroz o limitar tu dieta diaria a sólo 700 kilocalorías.

Falta de sueño

Si no duermes bien el organismo desde la mañana demandará carbohidratos para así recobrar energía. Necesitas dormir bastante.

Solución: un par de horas antes de acostarte, merienda algo fácil y no sentirás hambre antes de irte a la cama.

Estrés

Bajo estrés, muchos pierden el apetito, otros, por el contrario, experimentan una sensación de hambre. La razón de esto son las llamadas hormonas del estrés adrenalina y cortisol.

Solución: trabaja tus emociones. Ten paciencia y haz caminatas al aire libre.

Metabolismo acelerado

Cuanto más rápido es tu metabolismo natural, más “combustible” tu cuerpo necesitará.

Solución: confía en tu cuerpo. Necesitas aumentar las porciones alimenticias.

Falta de agua

El organismo a menudo confunde la sed y la deshidratación con el hambre. Un signo seguro es el deseo de comer algo concreto.

Solución: Bebe suficiente agua. Bebe cada vez que puedas. Si la sensación de hambre no cede, entonces es realmente tiempo de comer algo.

Falta de vitaminas y minerales

Si piensas que tu dieta es buena, pero tienes hambre constantemente, tal vez no se trata de cantidad, sino de calidad.

Solución: asegúrate de que obtienes suficientes proteínas, grasas y carbohidratos de tus alimentos y consume suficientes frutas y verduras en la dieta. Añade también complejos vitamínicos.

Alcohol

El alcohol contribuye a la deshidratación. El alcohol en sí es calórico, incluso, nos hacen comer más alimentos ​​y generalmente comemos más pesado.

Solución: alterna el vino con agua, pero más bien bebe agua en lugar de vino.

Reducción de azúcar en la sangre

Cuando te sientes hambriento, el nivel de azúcar disminuye naturalmente. Además, la caída de los niveles de azúcar puede conducir a un consumo excesivo de dulce.

Solución: come proteína. Hazte un sándwich de pechuga de pollo y sé feliz.

Aumento de la actividad física

¿Aumentaste tu rutina de entramiento? Correctamente, tu cuerpo requerirá una compensación.

Solución: no mueras de hambre. Pero no recurras a la comida rápida. Aumenta las porciones y come en la noche dos manzanas en lugar de una.

Sígueme

Emmanuel Roberto Torres

Creador y fundador de Entrenamientos Fitness™.
Sígueme

Artículos de Emmanuel Roberto Torres (Ver Todo)

Anuncios

Deja un comentario